jump to navigation

¿Cómo evitar timos en la reparación del taller? 8 octubre 2009

Posted by rcalber in Derecho, General.
trackback

La reparación de su automóvil está sujeta a una serie de condicionantes encaminados a proteger los derechos del consumidor, aunque este a veces no los ejerce bien por desidia o bien por desconocimiento.

No obstante, los talleres de reparación de vehículos son uno de los sectores más reclamados por parte de los usuarios en las Juntas Arbitrales de Consumo

Diferenciación de talleres

Existen dos clasificaciones:
Taller genérico o de marca: Los talleres de marca están obligados a reparar todos los vehículos de la marca a la que representen pero podrán rechazar otras marcas, dentro de unos límites de tiempo definidos en la operativa de taller y siempre usando repuestos originales.

Sólo se podrán usar piezas usadas cuando el taller se responsabilice por escrito de que las piezas usadas se encuentran en buen estado o de que las piezas no específicas permiten una adaptación con garantía suficiente en el modelo de vehículo que se repara, en los casos siguientes:

– Por razón de urgencia justificada.

– Por tratarse de elementos de modelos que se han dejado de fabricar y de figurar en las existencias normales de los almacenes de repuestos.

– Por cualquier otra razón aceptada por el usuario; siempre y cuando no afecte a elementos activos o conjuntos de los sistemas de frenado, suspensión y dirección del vehículo.

Según la rama de actividad:
– Taller de carrocería, simbolizado en martillo
– Taller de pintura, simbolizado en pistola pintar
– Taller de electricidad, símbolo flecha quebrada
– Taller Mecánico, con símbolo llave ingles

Para ello deberá exhibir en un cartel en la fachada del edificio una placa con los distintivos que correspondan en la parte superior

placataller

En la parte del medio se reparten dos zonas: Una a la izquierda para indicar especialidades, p.ej. Neumáticos y una a la derecha para indicar o no motocicletas.

En la parte inferior se señaliza el número de inscripción en Registro especial y provincia. Muchos aprovechan ese hueco para poner el horario ya que carecen de tal inscripción.

QUEDA PROHIBIDA LA OSTENTACIÓN DE ALGUNA MARCA CUANDO SE TRATE DE UN TALLER GENÉRICO

OBLIGACIONES, DERECHOS Y GARANTíAS

El taller tiene obligación de exhibir al público, en castellano, y de forma perfectamente visible:
– Los precios que aplica por hora de trabajo y por servicios concretos, servicios que realice fuera de la jornada laboral, con expresión de los impuestos aplicables.

– Carteles informativos donde se indiquen: el derecho al presupuesto y coste del mismo, existencia de hoja de reclamaciones a disposición del consumidor que las solicite y garantías de las reparaciones.

– Horario de prestación del servicio.

– Queda prohibido a todos los talleres, sea cual fuere su clasificación, instalar en los vehículos automóviles, piezas, elementos o conjuntos cuya utilización no esté permitida por lo dispuesto en el Código de la Circulación

– Las piezas, elementos o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones deberán llevar fijada de manera legible e indeleble la marca del fabricante, si este requisito es exigido por la legislación específica. Asimismo deberán llevar además la contraseña de homologación en el caso que por disposición del Ministerio de Industria y Energía sea obligatoria.

– El taller que efectúe la reparación está obligado a presentar al cliente, y a entregarle al término de la misma, salvo manifestación expresa de éste, las piezas, elementos o conjuntos que hayan sido sustituidos.

– Todos los talleres están obligados a tener a disposición del público justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones.

– Queda prohibida toda sustitución innecesaria de piezas, cuando ello suponga un incremento de costo para el usuario o una posible degradación del vehículo.

– Todo usuario o quien actúe en su nombre tiene derecho a presupuesto escrito de las reparaciones o servicios que solicite.

– El usuario sólo quedará obligado al pago por la elaboración del presupuesto, en las condiciones que reglamentariamente se determinen.

– Todas las reparaciones o instalaciones están garantizadas por tres meses o 2.000 kilómetros (excepto vehículos industriales en que el plazo será de quince días), en las condiciones especificadas en el artículo 16 del Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios de los talleres de reparación de vehículos automóviles y de sus equipos y componentes.

– El establecimiento dispone de “Hojas de Reclamaciones” a disposición del cliente. Las posibles reclamaciones deberán efectuarse ante las autoridades competentes en materia de consumo.

– Los talleres oficiales de marca tendrán, además, a disposición del público en todo momento los catálogos y tarifas, actualizados, de las piezas que utilicen en sus reparaciones. también tendrán a disposición del público las tablas de tiempos de trabajos.

– Los servicios cubiertos por garantía no deberán sufrir ninguna postergación.

– Todo usuario o quien actúe en su nombre tiene derecho a un presupuesto escrito, que tendrá una duración mínima de 12 días hábiles.

– Únicamente podrá procederse a la prestación del servicio una vez el usuario, o persona autorizada, haya concedido su conformidad mediante la firma del presupuesto o haya renunciado de forma fehaciente a la elaboración del mismo.

– Las averías o defectos ocultos que eventualmente puedan aparecer durante la reparación del vehículo deberán ser puestos en conocimiento del usuario en el plazo máximo de cuarenta y ocho horas, con expresión de su importe, y solamente previa conformidad expresa del mismo podrá realizarse la reparación.

– Todos los talleres están obligados a entregar al cliente factura escrita, firmada y sellada, debidamente desglosada y en la que se especifiquen cualquier tipo de cargos devengados, las operaciones realizadas, piezas o elementos utilizados y horas de trabajo empleadas, señalando para cada concepto su importe.

– La garantía que otorgue el taller al respecto caducará a los tres meses o 2.000 kilómetros recorridos. La garantía relativa a la reparación de vehículos industriales caducará a los quince días o 2.000 kilómetros recorridos. Todo ello salvo que las piezas incluidas en la reparación tengan un plazo de garantía superior, en cuyo caso y para éstas regirá el de mayor duración. El período de garantía se entenderá desde la fecha de entrega del vehículo y tendrá validez siempre que el vehículo no sea manipulado o reparado por terceros.

– El taller no puede demorar la reparación del vehículo por falta de piezas, puesto que los representantes oficiales de las marcas están obligados a facilitar los repuestos siempre que tengan existencias de los mismos. En cualquier caso, el plazo no será superior a quince días para las piezas correspondientes a coches nacionales, alargándose a un mes desde la fecha de solicitud, para las marcas de importación.

– El cliente tiene derecho a desistir de la reparación pero deberá abonar los gastos de las reparaciones ya efectuadas por el taller.

– Si considera que en todo caso, la reparación no se ajusta a unos criterios mínimos de profesionalidad exigibles, por ejemplo en la reparación de la carrocería, puede ejercer su derecho de reclamación ante los organismos de consumo o en su caso ante los tribunales de justicia.

GARANTÍAS Y RESPONSABILIDADES

* Presupuesto previo por escrito, con una validez mínima de doce días hábiles. Exija que se reflejen claramente las reparaciones a efectuar en el automóvil, así como los elementos o piezas a sustituir o reparar, precio a abonar y fecha prevista de entrega del vehículo. NO OLVIDE CONSULTAR al taller el coste del presupuesto, en el caso de que decidiera no realizarla reparación en el mismo. .Sólo en este supuesto, podrán cobrarle su elaboración. Y SOBRE TODO, lea atentamente la información que le suministran, y si renuncia al presupuesto, sea consciente de lo que ello implica.

* Que le devuelvan el coche en las mismas condiciones en que lo dejó en el taller, en el caso de que Ud. no acepte el presupuesto.

* Que le entreguen un resguardo de depósito cuando deje el coche en el taller. Sepa que si existe presupuesto, este hace las veces de resguardo. Este documento es la prueba necesaria ante cualquier incidencia que pudiere ocurrirle a su vehículo.

* Una vez dejado el vehículo para su reparación, que le comuniquen las averías o defectos ocultos, así como el importe de la reparación de los mismos. Recuerde que sólo si Ud. presta su conformidad, el taller podrá efectuar la reparación de dichas averías no incluidas en el presupuesto inicial.

* A que el taller use para la reparación sólo y exclusivamente piezas de repuesto nuevas. Sólo si Ud. Da su conformidad podrán instalarle piezas reconstruidas o usadas, pero en este caso exija del taller que se responsabilice por escrito de que dichas piezas se encuentran en perfecto estado.

* Desistir del encargo realizado en cualquier momento, abonando al taller el importe de los trabajos realizados hasta la retirada del vehículo.

* Exigir factura escrita, firmada y sellada y desglosada por conceptos y operaciones realizadas, piezas utilizadas, horas de trabajo empleadas, así como impuestos que correspondan. En la factura sólo podrán cobrarle gastos de estancia, cuando confeccionado el presupuesto o reparado el vehículo, y conocidos estos hechos por Ud. , no se pronuncie o no retire el vehículo en 3 días hábiles.

* La garantía de las reparaciones efectuadas, cuyo plazo es de 3 meses o 2.000 km. Recorridos. La garantía se entiende total, incluye materiales y piezas, así como mano de obra y afectará a todos los gastos que se produzcan (transporte, desplazamiento de operarios, etc.) y recuerde si durante el periodo de garantías se le avería el vehículo en las partes reparadas, el taller deberá reparar gratuitamente dicha avería.

* Si no está conforme con el servicio prestado, formule la correspondiente hoja de reclamación, que el taller ha de tener a su disposición.

Comentarios»

1. DonQuijotedelMar - 8 octubre 2009

GRAN RIESGO DE UN SEGURO DE EMBARCACIÓN DE RECREO PRIVADO EN ESPAÑA.

Todo el mundo sabe que es obligatorio tener un seguro para una embarcación de recreo privado en todo los paises de UE. Mas o menos igual como es obligatorio el seguro para el coche turismo, o una cochecaravana. Esa parte del seguro obligatorio cubre la responsibilidad civil, derivada de los daños materiales y personales que por culpa o negligencia se causen a terceros.
Eso es claro y justo, y no es el objeto de ese debate.
Pero –
¿Qué es la parte voluntaria de un Seguro de Embarcación de Recreo Privado?
Un articulo en el Contrato podría decir que rige algunos articulos en el Código de Comercio. En un otro articulo, en el mismo Contrato, la Compañía de Seguro podría obligar al cliente a sea “consumidor”.
¿Qué hace éste al cliente? Es ¿”Comerciante”? o ¿”Consumidor”?

La ambieguidad de las pólizas permite a las compañias de seguros interpretar las cláusulas a su propia ventaja, con las lógicos perjuicios para los asegurados.

(“Efectivamente, la propiedad de un buque puede residir en un empresario que lo explota prestando servicios a terceros [transporte de cargamentos, servicios de remolque, dragas, gabarras etc. , así como embarcaciones de recreo que se explotan ya mediante cesión a terceros ya en charter].
El hecho diferencial surge cuando junto al anterior sujeto asegurado, explotador del buque en cualquier forma, encontramos a aquél otro asegurado que como particular PROPIETARIO DE UNA EMBARCACIÓN DE RECREO la emplea para uso y disfrute particular.
Veamos como ese hecho diferencial encuentra su correspondiente reflejo en la legislación vigente en España.
El catalogo de los denominados “grandes riesgos”, es decir aquellos en los que el seguro se relaciona con una actividad profesional , mercantil o industrial del asegurado, se encuentra en el Artº 107 de la Ley 50/80. El principio fundamental de los denominados “grandes riesgos” es que disfrutan legalmente de la prerrogativa de la “libertad de pactos” incluyendo la posibilidad de elegir ley aplicable, y así resulta del contenido del párrafo segundo del Artº 44 de la ley citada.
Los denominados “riesgos de masa” es decir los que tiene como tomador o asegurado a personas o entidades no relacionadas por su categoría o por la clase de seguro en el mencionado artículo 107, no disfrutan de ese principio de la libertad de pactos típicamente mercantil y quedan, por ello, sometidos inevitablemente a las normas imperativas de la ley 50/80 antes citada. El seguro marítimo no solo se encuentra en ese catálogo de “grandes riesgos” sino que también disfruta del principio de “libertad de pactos” por estar así dispuesto en el Artº 738 del Código de Comercio.” [Extracto de un estudio de un Abogado, especializado en Leyes Marítimos y Seguros.])
Generalmente el dueño de un barco de recreo privado no sabe nada sobre esas argucias juridicas.
Primero:
¿Cuántos dueños de embarcaciones de recreo saben que algunas grandes Compañías de Seguros en España negarse a hacer cara a la Junta Arbitral de Consumo?
Esta exclución de los dueños de embarcaciones de recreo privado desde la protección de la Junta Arbitral de Consumo está conseguido por varias Compañias de Seguros en España, aprovechándose de los articulos en las Leyes de Seguro, que, según la Dirección General de Seguros (DGSFP), clasifican un seguro de embarcaciones de recreo privado como “GRAN RIESGO”. (Ley 50/1980, Art.107.2)
La Sistema Arbitral de Consumo es una sistema rápido, eficas y barato, creado para todos los ciudadanos en la UE (excepto dueños de embarcaciones de recreo privado en España), y incluye también servicio de traducción. La adhesión a la Sistema Arbitral de Consumo es voluntario para ambas partes. Pero – ,
EL SISTEMA ARBITRAL DE CONSUMO NO INCLUIE “GRAN RIESGO”.
Éste podría, en realidad, implicar “La imposición de garantías desproporcionadas al riesgo asumido” (Ley 26/1984, Art. 42.18 y Ley 7/1998, Art. 10 bis), sin expresar en claro, con puntos y comas, esta implicación de una escondida “cláusula abusiva”, en la parte voluntaria del Contrato de Seguro.
Parece que se ha producido un ¿”EXCESO REGLAMENTARIO”? o una ¿INFRACCIÓN ADMINISTRATIVA?

Como comparición podría mencionar:
Unos 22 milliones de coches turismos, con “Seguros de Consumo”, están atravesando las carreteras de España.
Unos 0,5 % de estos coches, sufren accidentes, con más de 4000 muertos y aún más heridos. (Dirección General de Trafico, Anual 2006)
Unos 300000 embarcaciones de recreo están navegando en las aguas españolas.
Unos 0,5 % de estos barcos, sufren accidentes o amagos de accidentes, con casi ningún muerto en las embarcaciones de recreo privado. (Salvamento Marítimo, Anual 2006. La cifra de muertos, en las embarcaciones de recreo, menos que 10, según su “Archivo de Notas de Prensa 2006”. Salvamento Marítimo hacen unos 1500 acciones de socorro al año en las aguas españolas para salvar gentes y varios barcos de recreo, muchos por falta de combustible.
“El uso de los barcos de recreo en España es de unos siete días de media al año.” [Fundación Mar])
¿PORQUÉ ES UN SEGURO DE EMBARCACIÓN DE RECREO PRIVADO UN “GRAN RIESGO”?

Segundo:
Las Compañías de Seguros disfrutan de la prerrogativa de la “libertad de pactos”, incluyendo de eligir la Ley aplicable. El Asegurado no tiene éste derecho.
Las Compañías, que eligen gozar esta prerrogativa, por hábito no suelen acceptar la Sistema Arbitral de Consumo para resolver las reclamaciones de sus clientes.
Éste causa un desequilibrio bastante en detrimento del consumidor.
Quizás algún articulo en el Contrato de Seguro “promete” que podrán someterse los conflictos a un juicio de árbitros.
Lamentablemente, en España ésto no significa un juicio del Sistema Arbitral de Consumo, que es gratuito por ambas partes, sino un juicio arbitral mercantil – caro para el Asegurado – y sin servicio de traducción a los ciudadanos de UE. En otras palabras; El Asegurado es obligado expresamente a ser “consumidor”, según el contrato, pero no tiene el derecho a traer su queja a la Junta Arbitral de Consumo.
Las Compañías, que adoptan esta código moral, desatenden la distinción entre “el buen padre de familia”, que sólo utiliza su barca como consumidor para su propio recreo y disfrute privado (de conformidad del Contrato), y el “ordenado comerciante”, que utiliza su barca para ganar dinero.
Los Contratos de Seguros no dicen nada de las consecuencias de esta elección.
Esto hecho, junto con la falta de información por parte de las Compañías de Seguro a sus clientes sobre los distintos mecanismos de protección existentes en la entidad, es, en mi opinión, un mal uso de las poderes. (La Constitución UE Art. 54, Directivo 93/13 CEE de 5 de abril 1993,Art. 3.1. Anexo q, y Ley 44/2006 de 29 de diciembre.)

Tercero:
En otro articulo, la Compañia “regala” la barca, totalmente perdida por un siniestro, al Asegurado.
En realidad parece que la Compañía “vende” el buque naufragado al Asegurado y le ponga a su cliente bajo un estrés considerable y lleno de perjuicios impreversibles por medio de sus peritos y talleres,
Además, parece que, en caso de “perdida total constructiva”, la Compañía ya podría antedatar su decición de indemnización, por lo tanto que los gastos para el rescate quedan con el asegurado, ya también podría descontar el valor remanente del barco naufragado desde la indemnización.
Además, parece que, la Compañía desconsideramente podría eligir un taller de reparación, antes que habían tomado la decición de “perdida total”, y además embargar bienes privados del cliente sin previo resolución judicial.
Sin duda, “Preguntas que necesitan respuestas”.
A consecuencia de esto, el Asegurado está forzado a traer su queja al Tribunal de Justicia. Este proceso puede ser muy largo, caro y cansando para el Asegurado, que ha sufrido un siniestro grave.
Arriesgar un major parte de sus bienes en un pleito sobre una embarcación, valorado equivalente como una cochecaravana o una casita, contra una Compañía de Seguro multimillionario, que podría imponerse que un Seguro de Embarcacion de Recreo Privado, significa un “GRAN RIESGO”, sirve de escarimiento a muchos dueños de embarcaciones de recreo privado como un riesgo demasiado grande.
En caso de quejas del asegurado, la Compañía de Seguro podría responder con un vergonzoso silencio total en bien conocimiento de que los demás de los asegurados no tengan recursos suficientes para traer sus quejas a los Tribunales de Justicia.
Problemas con la idioma castellano, ignorancia de los recursos publicos disponibles, y la falta de apoyo desde las autoridades y asociaciones de consumidores, hacen también que muy pocos casos van en vía judicial.
La organisación ADICAE y otras Asociaciones de Consumidores no reclaman en vía judicial en casos particulares, sólo en casos colectivos. A pesar de que el 76 % de los consumidores estarían más dispuestos a defender sus derechos particulares ante los tribunales si pudieran juntarse con otros consumidores. (UE Ref: IP/08/1800)
¿DÓNDE ESTÁ LA PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR PARTICULAR?

Cuarto:
Los Asegurados, que sólo usan sus barcos para su propio recreo, generalmente no son concientes de su situación – hasta que tengan una queja contra su propia Compañía de Seguro.
Entonces descubren que tampoco no tienen el derecho a una “Ayuda Legal”, que normalmente está incluido en un “Seguro contra Daños”, por ej. como en seguros de coches, caravanas, casas, bienes muebles, viajes y otros “Seguros de Consumo”.
Tampoco no tienen la auyda de un “Club de P & I”, como tienen los navieros mercantiles.
UE ha excluido el derecho a un “Seguro de Defensa Jurídica” a los riesgos resultantes de la utilización de embarcaciones marinas. (Directiva 87/344/CEE).

Parece que los descontentos dueños de barcos, dañados de un accidente grave, deben que entregarse a reglas, típicamente mercantiles, con raizes en los Leyes Marítimos y el Código de Comercio, cuales no son tan amables a los consumidores como las Leyes Generales para la Defensa de los Consumidores y Usarios.
Muchas reglas en las Leyes Marítimos y en el Código de Comercio tienen su origen en las circunstancias en el siglo XIX, es decir; antes que aún no existía el concepto “Embarcación de Recreo”.
Entonces era en boga en ciertas compañias de navieros sin escrúpulos a engañar sus compañias de Seguros con sobrecargar y sobrevaluar su buques y cargamentos, y que finalmente resultó en las famosas “Reglas de Plimsoll”.
Ahora parece que algunas Compañías de Seguros, adaptandose al mismo código moral, y involucrando escondidos “cláusulas abusivas” en los contratos, han puesto en boga a engañar sus propios clientes por medio de retrasos sin motivos y imponerles en apuros y perjuicios impreversibles mediante de sus peritos y talleres.
Sólo en las Baleares, se encallan más de 40 embarcaciones de recreo al año. (Dirección General de Marina Mercante 2002-2006)
Éste debiera transformarse esas hermosas y viejas islas de piratas a una de las “cotas de caza” más lucrativas del mundo para los peritos, talleres y otros asociados de esa tipo de Compañías de Seguros. La costa Brava muestra cási las mismas cifras.
“Así, no es raro ver barcos dañados y abandonados, contaminando muchos campos españoles próximos a la costa.” (Fundación Mar)

DGSFP suele rechazar unos 20 reclamaciones al año, por el motivo “GRAN RIESGO”. (Informe anual DGSFP 2002-2006.)
Es de temer que no solo dueños de embarcaciones de recreo privado han hecho el desagradable descubrimiento que su seguro es un “GRAN RIESGO”.
(Un relato auténtico sobre este tipo de “piratería” va a aparecer como continuación, si éste alegación al debate despierte curiosidad y comentarios.)

Quinto:
La mayor parte de los Asegurados, que solamente usan sus barcos para su propio uso y disfrute privado, creen que su seguro es un “Seguro de Consumo” en el sentido del Código Civil y las Leyes Generales para la Defensa de los Consumidores y Usarios, como en otros paises europeos, y no un “Seguro Marítimo Mercantil” en el sentido de “GRAN RIESGO” y el arcaico Código de Comercio. (Equiparar un Seguro de Embarcación de Recreo Privado con un cargamento Marítimo Mercantil, también parece pasarse de la raya, sea que sea “FOB”, “CIF” o “DEQ”.)
Por eso los Asegurados se caen fácilmente en el garlito. Por eso, estas compañías claramente están a la cresta de la ola en la “Liga de Reclamaciones” de las Compañías de Seguros en España. (Informe anual DGSFP 2002-2006)

El Centro Europeo del Consumidor es conciente que existe un vacío en esa materia y dice que el Legislador y las Autoridades españolas y europeos deben tomar cartas en el asunto.
La Dirección General de Comisión Europea dice: “La legislación de la protección al consumidor debe aplicarse normalmente a un contrato de seguro con independencia de su objeto, mientras uno de los partidos al contrato sea un particular temporario fuera de sus actividades económicas.”

De lo que se trata, es de que provoque un cambio de legislación y distinga claramente las Leyes dirigidas a embarcaciones de recreo para uso privado y las Leyes dirigidas a las embarcaciones que se emplean en régimen de explotación. (charter, transportes, competiciones, formación etc.)
Además influir a las Compañías de Seguros a hacer los Contratos más justo, o a adhererse al Sistema Arbitral de Consumo.
Este asunto también debiera comprometer revistas y clubes náuticas, asociaciones de consumidores y legisladores.

Hasta entonces, cada dueño de una embarcación de recreo privado debe investigar como su propio Compañía de Seguro define la parte optativa de su seguro en caso de un conflicto.

¿”Seguro de GRAN RIESGO”?, o ¿”Seguro de Consumo”?

Don Quijote del Mar

E-mail: donquijotedelmar@gmail.com

E&OE

2. DonQuijotedelMar - 8 octubre 2009

.

Soy un pensionista sueco sin mucho dinero, residente en Moraira (Alicante). Soy ignorante de las Leyes y no puedo hablar y oir bien el castellano. Puedo escribir y leer con la ayuda de un diccionario.
Estoy buscando a un Abogado o por lo menos unos consejos.

Tengo un conflicto contra una Cía de Seguro española sobre la indemnización por “perdida total” de una embarcación de recreo privado con bandera sueca.
El caso tratarse de la aplicación española de la Directiva 93/13 CEE, de 5 de abril de 1993, especialmente en la parte voluntario del Contrato de Seguro de Embarcación de Recreo. (También el conflicto se trata de; Deficiente prestación de los servicios contratados, Posible incumplimiento de algunas cláusulas o desatención de garantías pactadas y Discrepancia en la valoración de los bienes o daños.)

He consultado a varias organizaciones de UE (como SOLVIT y FIN-NET), pero mi caso no estaba dentro de sus derechos de competencia. (No transfronterizo)
Ninguna de esas organisaciones, ni tampoco las Asociaciones de Consumidores españolas, ADICAE y OCU, pueden recomendar o sugerir un abogado.(según condiciones internos)

El Centro Europeo de Consumidor y CEE me han consejado a ponerme en contacto con un abogado.

Abajo se sigue un résumen breve de mi caso:

Demoras y malas acciones, por parte de la Cía de Seguro en conexión del siniestro y DESPUÉS la aceptación y el pago de la indemnización, me han causado perjuicios impreversibles.
La Cía de Seguro había, despues mis preguntas y quejas amistosas – sin respuestas – y después de mi consecutiva reclamación formal, expresamente rechazado la mediación por la Junta Arbitral de Consumo – que es gratuito por ambas partes y incluie ayuda de un traductor.
En una gestión más para concluir el conflicto de un modo amistoso envié una “Reclamación Repetida” por BUROFAX – sin respuesta.

Mis reclamaciónes, enviadas a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y también al Comisionado para la Defensa del Asegurado han sido devueltas dos veces con el motivo de que un Seguro de Embarcación de Recreo es un “GRAN RIESGO”. Èsto no está mencionado expresamente en el Contrato de Seguro que estaba editado previamente.
El caso no debería tratarse de parte obligatorio de responsibilidad civil del Contrato, sino que solamente la parte voluntario (No hay daños o perjuicios a ningún tercero).
Por lo tanto, la Cía de Seguro sordamente se saca provecho de una trampa flagrante en las Leyes españolas, y ha respondido con un vergonzoso silencio total.

El Centro Europeo del Consumidor, y numerosos abogados españoles, dicen que existe un vacío en esa materia de Legislación Española, y que las Autoridades españolas y europeas deben tomar cartas en el asunto.

Una Petición (875/2008) al Parlamento Europeo ha sido admitida. Ha resultado en una “Comunicación a los Miembros”. (Èse ha renacido mi confianza en la justícia.)

Mi problema predominante es hallar un Abogado leal, que podría representarme en los Tribunales de Justícia sin costarme un ojo en la cara.
Mis perjuicios exceden 3000 € y mi demanda debe ser representado por Abogado y Procurador.
Las costes para un procedimiento jurídico serán decisivas.
Por eso estoy vacilante si vale la pena ¿hacer una demanda? También quiero saber si vale la pena ¿acudir una “Papeleta de Conciliación” sin Abogado?

PIDO SU ESTIMADO TUTORIA.

Si mi caso despiense su estimado curiosidad y interés, estoy dispuesto a enviar más información.

Un saludo atentamente

DonQuijotedelMar

E-mai: donquijotedelmar@gmail.com

3. Droblo - 8 octubre 2009

Rcalber, eres un revolucionario.

4. rcalber - 8 octubre 2009

Don Quijote, yo no soy experto en seguros pero te recomiendo que hables con Avante, del foro de Rankia, que si lo es y te podrá dar la respuesta profesional que yo no me atrevo a darte.

http://www.rankia.com

5. NATASHA - 7 enero 2011

COCHES USADOS A LA VENTA

http://www.elmejorcoche.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: