jump to navigation

La Inmigración 9 febrero 2010

Posted by rcalber in Economía, Historia, Politica.
trackback

Maquiavelo era un diplomático de Florencia, que con todo lo que cae sobre él debió ser algo así como el Carod Rovira de la diplomacia Italiana. Leyendo su obra “El Principe” puede entenderse de donde viene la palabra maquiavélico o la expresión “el fin justifica los medios”.

En “los Discursos”, Maquiavelo se declara partidario de la república, partiendo del supuesto de que toda comunidad tiene dos espíritus contrapuestos: el del pueblo y el de los grandes (que quieren gobernar al pueblo), que están en constante conflicto. Para Maquiavelo el mejor régimen es una República bien organizada que logre dar participación a los dos partidos de la comunidad para de esta manera contener el conflicto político dentro de la esfera pública.

Los intereses de los de arriba suelen encontrarse con los intereses del pueblo. Para lograr que el pueblo se muestre conforme se recurre a usurparles de información suficiente, a través de planes de estudios débiles e insuficientes, mediante el control de los medios de comunicación y mediante la emisión de informaciones inciertas o manipuladas.

Desde hace algún tiempo, se viene afirmando que la inmigración ha sido positiva para España ya que los inmigrantes venían desarrollando trabajos que la población autóctona no estaba dispuesta a hacer. A partir de aquí se entiende que la inmigración es un fenómeno positivo que ha servido para dinamizar el mercado laboral en España.

Y yo, que me he acabo de caer de un guindo, voy y me lo tragooooooo

En España, no sólo trabajamos el campo si no que emigramos a lugares como Francia a vendimiar con lo que es una manifestación que no tiene mucha lógica. Tampoco parece muy lógico que se afirme ese punto cuando hemos visto a inmigrantes en la construcción haciendo el trabajo que hacían los españoles.

¿Que ocurría? La construcción es un sector para el que no hace falta una formación muy avanzada. Cualquier persona que trabajase en el campo por un salario miserable que aprendiese a hacer cuatro cosas en el mundo de la construcción creaba su propia empresa para la que tenía demanda a raudales porque se estaba construyendo de forma brutal.

Se construía de forma brutal por la burbuja especulativa que rodeaba a la misma y que en vez de frenar o desincentivar, decidieron tunear para que siguiera funcionando.

¿Cómo se logra eso? Con la necesidad de albañiles que había la gente huía del campo atraídos por los mejores sueldos y condiciones que se daban en la construcción. La fuerza laboral no deja de ser otro producto que se encuentra en el mercado y que se ve inmersa por la ley de la oferta y la demanda.

En estás circunstancias, enarbolar el “papeles para todos” era más una necesidad para los que querían seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro que una decisión basada en los principios que deben regir cualquier económica que pretenda ser “sostenible”.

Por supuesto que los españoles queremos trabajar en el campo e incluso vamos a vendimiar a Francia, lo que ocurre, es que no se puede pretender atraer a este sector mano de obra, en las condiciones de penosidad con las que se trata de colocar a la población inmigrante.

Con la entrada de 5 millones de extranjeros, en poco tiempo hemos logrado que la mano de obra del campo no dispare su precio aunque el precio de la mano de obra en la construcción no se pudo llegar a sujetar nunca totalmente.

El resultado es que tenemos 5 millones de inmigrantes, unos con sus derechos adquiridos y otros que no tienen siquiera permiso de trabajo y han vivido en negro, con derecho y obligación a empadronarse en su lugar de residencia aunque tengan pasaporte de turista caducado y con derecho al acceso a los servicios de la comunidad como sanidad y educación y con el añadido en muchos de, al no acreditarse ingresos, tienen derechos adicionales preferentes para soliviantar una posible situación de necesidad.

Es decir, en su día fueron usados para distorsionar la oferta de mano de obra, y hacer las viviendas que no vamos a necesitar hasta dentro de 4 o 5 años y ahora que nos damos cuenta de que son una fuente inagotable para absorber recursos públicos que no tenemos, lo del “papeles para todos” no está tan claro y empieza a hablarse, no sin razón, de poner un lógico ORDEN.

Evidentemente, no es lógico ni asumible tener personas trabajando ilegalmente por no tener permiso de trabajo y a la vez, absorbiendo recursos públicos en ayudas sociales por carecer de los ingresos que no pueden declarar porque sólo tienen pasaporte de turista. Es, a todas luces, absurdo.

Nada de ésto tiene lógica ni cabida en la mente de nadie y es que cuando la política toca algo, no se porqué, pero acaba cargándoselo. En este caso no es una empresa pública mal gestionada, si no que se trata de miles de familias que han sufrido un “efecto llamada” y que ahora ven quebradas sus vidas.

Anuncios

Comentarios»

1. Arístides - 9 febrero 2010

En Alemania consideran que han de transcurrir 24 años para que un emigrante no formado sea rentable al sistema. Si se desea que lo sea a corto plazo éste ha de aportar un valor añadido importante a su trabajo.

En otras palabras, tiene que llegar con el costo de su formación ya realizado y normalmente cuanto más especializada sea, más será su productividad y capacidad de gasto. Todo lo contrario de lo que ha demandado nuestro mercado laboral. En fin.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: