jump to navigation

La vida de la población reclusa en España 15 febrero 2010

Posted by rcalber in Curiosidades, Derecho, General, Politica.
trackback

España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de población reclusa por habitante. A cierre de 2009, la población reclusa alcanzaba la cifra de 76.090 presos entre preventivos y cumplimientos de condena.

De la población en cumplimiento de condena (59.645 reclusos), 1.057 presos están clasificados como presos de primer grado (muy peligrosos y con una vida penitenciaria muy dura), 42.113 en segundo grado (presos comunes) y 9.572 en tercer grado (sólo van a la cárcel a dormir). Los 6.903 presos que faltan son presos sin clasificar ya que el grado tardan un par de meses desde que entras a presidio.

Cada persona que está en la cárcel supone un coste para el Estado de unos 60 Euros diarios, por tanto, podemos deducir que, a sabiendas de que la población reclusa está aumentando por el endurecimiento de las penas, el coste de la población reclusa supondrá durante 2.010 un coste de unos 4,5 millones de euros diarios, que hacen un total anual de unos 1650 millones de euros.

Dentro de prisión existe un régimen disciplinario interior que incluyen unos horarios, unas normas de conducta y unas penas. Conforme se producen incidencias los vigilantes abren partes a los reclusos y esto influye en los permisos, castigos y en el grado. Si eres un preso no conflictivo recibes grado 2 y tu vida en la cárcel tiene una determinada calidad de vida, pero si eres de grado 1 tu calidad de vida se ve muy deteriorada. Un preso de grado 2, en función de su comportamiento e informes de la institución penintenciaria (educadores, psicólogos, etc) puede recibir el tercer grado si el juez de vigilancia penitenciaria estima que se encuentra dentro de unos requisitos legales. Asimismo, un preso puede recibir el indulto de la condena de forma total o parcial, otorgada por el Rey a petición del Ministerio de Justicia.

De esta forma, el Estado trata de cumplir con el Código Penal que busca el “justo castigo del culpable” compatibilizándolo con la Constitución, que dice que la función de este castigo es la reinserción en la sociedad del reo.

Este sistema puede parecernos mejor o peor, pero a mi juicio, es insuficiente y sólo prima el beneficio del reo, dejando de lado el beneficio de la sociedad y el de las víctimas.

Yo creo que no hay mayor rentabilidad para la sociedad que la rehabilitación de las personas, pero esta a veces es imposible porque no se puede o porque no se quiere. Es decir, en la cárcel, un porcentaje muy alto de reclusos lo son por delitos contra el patrimonio como consecuencia, a su vez, de adicción a drogas. Si conseguimos rehabilitar a este recluso y enseñarle un oficio, será más positivo para la sociedad que tenerlo encerrado permanentemente.

En cambio, existen presos que reinciden continuamente y por tanto, supone un riesgo para la sociedad dar esa oportunidad, máxime cuando se trata de violadores en cadena, asesinos terroristas o pederastas.

También ocurre lo mismo con personas que son enfermos mentales a los que únicamente se puede aplicar una medida de seguridad (no una pena) y un tratamiento. Si no responde al tratamiento, debe imponerse una medida de seguridad tal, que impida que suponga un riesgo innecesario para la sociedad.

Por otro lado, yo pienso que el buen comportamiento debe de ser un requisito de mínimos. Pienso que el preso debe trabajar para la sociedad que le mantiene y le enseña una profesión, creando infraestructuras (carreteras, vias de tren, edificios públicos), dando servicios (cuidado de personas mayores, limpieza de edificios, cuidado de jardines, etc).

Creo asimismo que el trabajo debe ser remunerado, dejando una parte para el preso, otra para Instituciones Penitenciarias y otra como parte del pago indemnizatorio a la victima, sus familiares o el Estado.

Por supuesto, los presos que no busquen esto, que es lo que yo llamo verdadera rehabilitación y resarcimiento social a las víctimas deben tener unas condenas más duras y sin ningún tipo de mejoras en sus condenas. El grado 1 lo dejaría tal y como está, con condenas muy duras y largas, sin ningún tipo de beneficio para el preso que además de no querer rehabilitarse es conflictivo.

El perdón, a quién primero debe corresponder darlo es a la víctima y en segundo lugar, creo que podríamos empezar a hablar del Ministerio de Justicia por tanto que cada delito supone también un daño para la sociedad. No se puede dar un indulto si la víctima del mismo o sus familiares se oponen al mismo.

Comentarios»

1. La población reclusa en España - 15 febrero 2010

[…] La población reclusa en España laboutiquedehermes.wordpress.com/2010/02/15/la-vida-de-la-po…  por RVM hace 2 segundos […]

2. Operable.NET » Blog Archive » La población reclusa en España - 15 febrero 2010

[…] » noticia original […]

3. ARISTIDES - 15 febrero 2010

Me temo que la rehabilitación es imposible en unas cárceles masificadas, mal equipadas con los profesionales adecuados y con unas estructuras orientadas a la represión más que a la adecuada educación.

Tengo la impresión que otro sistema penal mejor sería posible y también creo que en el sistema penitenciario se mezclan muchos reclusos con distintos tipos de patologías (demencias, retrasos mentales, etc.) que no les correspondería estar ahí.

Hoy he leído que el 35 % de los reclusos son emigrantes. Estos merecen una reflexión a parte.

Lo más evidente es que por mucho que se castigue al recluso, las víctimas pocas veces obtienen una satisfacción adecuada. Siempre son las perdedoras y esto es un problema doble.

4. Webs, noticias, curiosidades, artículos… » El blog de DROBLO - 23 febrero 2010

[…] La vida de la población reclusa en España […]

5. Rafael del Barco Carreras - 5 marzo 2010

PEDRO JIMÉNEZ. LA REHABILITACIÓN Y LOS PERMISOS CARCELARIOS EN BRIANS.

Rafael del Barco Carreras

No es que en Brians hayan fracasado los tratamientos de rehabilitación, es que el concepto en si mismo es una gran mentira alimentada por cientos de “profesionales”, políticos o “intelectuales”, ¡un inmenso negocio! Un negocio de cloaca, de asco. Sicólogos, siquiatras, asistentes sociales, médicos (muchos contratados y pluriempleados), funcionarios, abogados especialistas en penitenciario, juntas de tratamiento, direcciones generales, políticos con “amigos”, y juzgados de vigilancia penitenciaria. Pretender que un psicópata drogadicto se rehabilite es de chiste si no fuera tan trágico. En definitiva, nadie pretende nada… siguen el “cuento”. Enormes carpetas bajo el brazo, entrevistas con profundas reflexiones… ¿a quien se le ha ocurrido que a un perro enjaulado y “torturado sicológica o a palos” al soltarlo se habrá convertido en un manso caniche? ¡Programas de rehabilitación, que sandez! El preso, supervivencia y la fuerza obliga, se adaptará más y mejor según su grado de inteligencia. Cuanto mejor pelotee más se acerca la libertad, pero en el caso de los violadores y asesinos su ego se pudre a límites que jamás comprenderemos los “normales”. Me decía uno, “cuando salga lo primero que haré es cagarme en la tumba de mi mujer…”, y a otro compañero de celda, justificando sus violaciones, tuve que “pararle los pies” confundiendo mi relativa condescendencia por el bien de la convivencia. Me lo impusieron en la celda por su seguridad. A Pedro Jiménez, por suerte, le conocí pero no conviví.

El lunes 1-03-10, cuando llegué al Palacio de Justicia para asistir de oyente al juicio por la corrupción en la Delegación de Hacienda de Barcelona, las teles y medios copaban la entrada. Días antes el despliegue por la ocupación de las pistas del Prat, y antes por las declaraciones de Josep Borrel o Lluis Prenafeta, ya me habían acostumbrado. Pero cuando, para mi gran sorpresa, alguien me advirtió sobre la repetición del juicio contra el asesino y violador Jiménez que cito en mis escritos aludiendo a la corrupción en Brians, me tentó la idea de cambiar de Sala.

Me decidí por Hacienda y De la Rosa, aunque estos días toque a Núñez y Navarro. Jiménez me repele, y recordar mi último año en Brians, 2004, cuando a violadores con asesinatos pasados y después de REHABILITADOS, o simplemente cuando a De la Rosa le concedían los terceros grados a ritmo de “plena corrupción”, y yo salí después de un torturante proceso burocrático SIETE DIAS después de cumplir la condena, no me apetecía.

6. mandeville - 17 mayo 2010

Tengo 50 años. He nacido y vivo en una población mediana del norte de España de la que solo salgo cuatro o cinco veces al año, en vacaciones y en viajes de trabajo de corta duración. En mis cincuenta años de vida he sido víctima de dos delitos. En una ocasión me quitaron la cartera, sin yo enterarme. La verdad es que me los busqué, era un viaje de trabajo a Barcelona y decidí salir por la noche del hotel a pendonear por diversos tugurios, bebí más de la cuenta y, lógicamente, el carterista o la carterista (que vete a saber con la de pendonas que se me arrimaron), lo tuvo fácil. La segunda vez también fue en tierras catalanas. Regresaba de unos días de descanso en Blanes y paré en un área de servicio a cenar. Mientras cenaba me robaron las maletas del coche. Y la verdad que no me enteré hasta que llegue a casa, horas después. En mi entorno familiar, de amistades y laboral conozco a mucha gente que no ha sido vícitima de delito alguno y otros que han sido vítimas de delitos similares a los que yo he sufrido. A pesar de ello, no son pocas las personas de mi entorno que, no siendo vícitmas de delito alguno, o como mucho de algún delito menor, hablan y hablan de la grave inseguridad ciudadana y de lo necesario de aumentar las penas de cárcel y de que éstas se cumplan en su integridad. A mi eso me da algo de miedo. Estas personas piensan, en su ingenuidad, que ellos ni sus seres queridos se verán nunca enfrentados al Código Penal, yo por el contrario, aunque creo que nunca cometeré un delito, no tengo tan seguro que, si se va por el camino de aumentar delitos y penas no llegue el día que cualquiera pueda ir a la cárcel por cualquier cosa. Vamos, que ante el riesgo de que me vuelvan a robar la cartera o las maletas del coche o el de ir a la cárcel por, v.gr., cometer una infracción de tráfico, casi casi, que prefiero lo primero.

7. Anónimo - 15 diciembre 2010

[…] […]

8. JAVIER - 1 febrero 2011

LA REINSERCIÓN TIENE QUE TENER COMO OBJETIVO EL SERVICIO A LA SOCIEDAD, PARA QUE TODOS ENCUENTREN SU SITIO EN ESTA. LOS PRESOS DEBERÍAN DE TRABAJAR (EN LOS CAMPOS AGRÍCOLAS, REDUCIENDO COSTES DE CONSUMO PRIMORDIALES, ALIMENTOS BÁSICOS, EN CARRETERAS, LIMPIEZA DE RÍOS Y MONTES, INFRAESTRUCTURAS PÚBLICAS…). NO CREO QUE TENGAN QUE TENER REMUNERACIÓN ALGUNA PUES: LO PRIMERO, QUE ES POR SU BENEFICIO Y POR TANTO PARA LA SOCIEDAD, Y LO SEGUNDO QUE DE ALGUNA MANERA TIENEN QUE COMER Y MANTENER EL ESTADO PENITENCIARIO. LO QUE NO QUITA QUE ESTEN COTIZANDO EN LA SEGURIDAD SOCIAL, LO QUE LES SIRVE PARA CUANDO SALGAN. ASÍ MISMO COMO TIENEN QUE APRENDER UN SISTEMA DE VIDA DONDE SE GANEN LAS HABICHUELAS CON SU SUDOR, TAMBIÉN SE DEBE GENERAR UN ESTADO EN EL QUE NO QUIERAN VOLVER A ESTAR, POR LO QUE EL TRABAJO NO VA A SER CIERTAMENTE LEVE, AUNQUE TAMPOCO SERÁ UN TRABAJO FORZADO, PUES DE FORZADO SE LO HAN FORZADO ELLOS QUE YA SABÍAN LO QUE HABÍA, SERÁ UN TRABAJO ÚTIL Y NECESARIO (APARTE DE QUE SI NO LO HACEN ELLOS LO IVA A TENER QUE HACER OTRO, POR LO QUE MUY FORZADO NO SERÁ). Y DE PREMIO A LOS QUE SE PORTEN BIEN, SERÍA DAR CURSOS DE FORMACIÓN, DE OFICIOS O CARRERAS (CON LA UNED)… LO QUE SE GANEN Y QUIERAN, PERO SIN DEJAR DE TRABAJAR. CON ESTO Y LA RECLUSIÓN YO CREO QUE ES SUFICIENTE COMO PARA PENSAR EN VOLVER, ASÍ COMO HABER APRENDIDO A GANARSE LA VIDA, PORQUE SI NO LES GUSTABA GANÁRSELA FUERA, SE LA VAN A GANAR DENTRO Y DE PEOR FORMA.

ESTO ES GENERAL, PERO ESTA CLARO QUE SI SE TRATARA POR EJEMPLO DE UN VIOLADOR QUE HA TRABAJADO TODA LA VIDA RECOGIENDO PATATAS, PUES LO MÁS PROBLABLE ES QUE LO QUE MEJOR FUNCIONE NO ES EL TRABAJO DURO, AL QUE YA ESTÁ ACOSTUMBRADO, SINO LO CONTRARIO, NO TRABAJAR CUANDO TODOS LOS DEMÁS SE VAN AL TAJO, Y ESTAR AISLADO EN ESE TIEMPO, SIN NADA QUE HACER HASTA QUE LOS DEMÁS LLEGUEN, EN LO QUE SE JUNTAN UN RATILLO Y CENAN. ADEMÁS, LAS DIFERENCIAS DE OPINIONES ENTRE LOS QUE ESTABAN TRABAJANDO DURAMENTE Y EL QUE NO HA HECHO NADA EN TODO EL DÍA, SEGURAMENTE SERÍA BUENO PARA LA REINSERCIÓN TAMBIÉN.
SI ÉSTE ÚLTIMO SE PORTARA BIEN, TAMBIÉN TENDRÍA UN TIEMPO (LIMITADO) PARA LA FORMACIÓN.

9. JAVIER - 5 febrero 2011

El día que se descanse que los que no hacen nada trabajen…
Esta claro que son teorías, pero creo que deberían estudiarlo.

10. YoMismo - 17 junio 2011

“Cada persona que está en la cárcel supone un coste para el Estado de unos 60 Euros diarios”

Desglose de esta suma:
10€ – Comida de la peor calidad comprada al por mayor
1€ – Luz
0,3€ – Agua
5€ – Resto de gastos
——————————-
16,3 – TOTAL

He estado en la cárcel 2 años y algo por temas que no vienen al caso, llegué sin asistencia familiar y con la ropa que llevaba puesta.
En los 2 años me dieron unas 10 prendas de ropa, el resto me la dieron los otros presos o la compré cuando tuve dinero.

Este ejemplo anterior es solo uno entre tantos posibles de que de 60€ a 16,3€ -y he inflado las cifras, no creo que cada preso gaste 10€ en comida- mucho se ha quedado por el camino.
Y así nos va, claro, y no solo en España, en el mundo en general.

11. JAVIER - 20 junio 2012

El trabajo de los presos nunca debe ser para beneficio privado de otros, sino para beneficio de ellos mismos y público (que no político). Tienen que tener su derechos laborales, vacaciones, bajas por enfermedad… y su finiquito al salir. No está bien que les exploten (un punto importantísimo para la reinsercción es el tratales con respeto, integridad). Aún así la remuneración creo que debe hacerse con el finiquito y sólo dar adelantos en caso de necesidades acuciantes.
Hay que respetar aunque ellos no lo hicieran. Hay que predicar con el ejemplo.
Respeto, integridad, reclusión, trabajo y formación…

12. JAVIER - 20 junio 2012

Seguro que si algún día no hubiera falta de respeto por parte de los que nunca pisamos una cárcel, ya seamos jueces o pescaderos, éstas desaparecerían, y no sólo conseguiríamos ahorrar dinero.

13. JAVIER - 20 junio 2012

El trabajo de los presos nunca debe ser para beneficio privado de otros, sino para beneficio de ellos mismos y público (que no político). Tienen que tener su derechos laborales, vacaciones, bajas por enfermedad… y su finiquito al salir. No está bien que les exploten (un punto importantísimo para la reinsercción es el tratales con respeto, integridad). Aún así la remuneración creo que debe hacerse con el finiquito y sólo dar adelantos en caso de necesidades acuciantes.
Hay que respetarles aunque ellos no lo hicieran. Hay que predicar con el ejemplo.
Respeto, integridad, reclusión, trabajo y formación…

14. sit on lawn mowers - 24 junio 2012

you’re in point of fact a just right webmaster. The website loading velocity is incredible. It sort of feels that you’re doing any unique trick. Moreover, The contents are masterpiece. you’ve done a magnificent task on this topic!

15. revida putri - 6 octubre 2014

It’s hard to find well-informed people on this subject,
but you seem like you know what you’re talking about!
Thanks

16. SENSATO - 29 julio 2016

Siempre se aprende algo nuevo que te ayuda a llevar mejor el día a día, por el cambio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: