jump to navigation

El animo recaudatorio en las multas de tráfico 14 abril 2010

Posted by rcalber in Economía, General, Politica.
trackback

Según consta en los Presupuestos Generales del Estado, Tráfico recaudó 547 millones en 2009, 322 millones del 2007, los 220 del 2006 y los 192 millones de euros del 2005.

Como vemos, en 4 años se han casi triplicado los ingresos por multas y los Ayuntamientos, tambien están explotando a muerte este recurso, de hecho, El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado un decreto de 2005 del Ayuntamiento de Madrid por el que el Gobierno municipal incrementó en un 50% el importe de las multas de tráfico. El Ayuntamiento habia recaudado 710 millones desde la entrada en vigor del conocido como “multazo” y pretendía recaudar 115 millones para 2.009.

El importante incremento de los ingresos por multas no se debe tanto a un aumento del número de denuncias practicadas por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que se mantiene bastante estable en los últimos años, sino a la subida sostenida de las tarifas, a la mayor eficacia en el cobro y al establecimiento de nuevas sanciones que antes no existían.

Se quieren agilizar todos los trámites, reduciendo los plazos en notificaciones y los procedimientos de cobro. El objetivo es que las sanciones lleguen en menos de 15 días al infractor, dictar la resolución en un plazo máximo de 2 meses desde que se presentan alegaciones y resolver los recursos en menos de 3 meses, de hecho, se ha hablado incluso de cobrar la multa en el acto, al igual que hacen con los extranjeros, y en caso de negativa, inmovilizar el vehículo.

¿Seguridad vial o afán recaudatorio?

Si el fin último de las multas no es recaudatorio si no la seguridad vial, está claro que las muertes por accidente de tráfico hay que combatirlas desde tres puntos: La prevención, la sanción y las políticas pasivas.

– La prevención son políticas para evitar conductas, como pueden ser las campañas, los avisos, la presencia policial o la instalación obligatoria de elementos de seguridad. Campañas han existido, avisos se han dado y presencia policial también hay, pero ¿no resulta un tanto extraño que haya mucha presencia policial en carreteras y luego no se muestre tanta actividad en perseguir delitos comunes? ¿Es que es más grave una muerte accidental que los delitos contra la integridad física que sufren las personas? ¿Por que no hay la misma vigilancia en joyerias, poligonos industriales y en barrios y calles conflictivas? ¿Por que no se instalan limitadores de velocidad en los vehículos como hacen con los camiones en vez de poner tantos radares? ¿Por qué todos tenemos la sensación que los radares se colocan en función de la rentabilidad y no del peligro de la zona?

– El número de sanciones se mantiene, pese a que existe mayor parque automovilístico por lo que la sanción funciona, pero ¿es necesario y proporcional aumentar en un 200% o 300% el importe de las multas cuando la inflación no lo ha hecho ni siquiera en términos parecidos?

– Las políticas pasivas son políticas para minorar las consecuencias de los accidentes ¿Se quitan los quitamiedos que mutilan a motoristas? ¿Se adecentan carreteras secundarias y puntos negros? ¿Por que cada vez se tarda más en acudir al lugar del accidente? ¿Por que cada vez hay menos ambulancias, UVIs móviles o helicopteros sanitarios? ¿Por que hay urgencias? Los operadores del 112 denuncian que estan recogiendo hasta 300 llamadas por turno y se escuchan noticias en los medios que hablan de demoras en el transporte sanitario, no en zonas rurales, si no incluso a 100 metros del hospital, por problemas de coordinación.

Por tanto, se puede hablar de éxito en la política sancionadora de la Administración y da fe de ello las bajadas en las primas de seguros, pero no porque exista una preocupación por la vida de la ciudadanía, si no por un voraz afán recaudatorio de la Administración en un castigo impositivo que ni es proporcional a la conducta reprochada, ni es progresivo en sus cuantías en relación a la capacidad economica del infractor (si en cuanto a circunstancias, peligro potencial creado y antecedentes), a diferencia de lo que ocurre con el IRPF o las sanciones judiciales.

Comentarios»

1. ARISTIDES - 14 abril 2010

Llegará un momento en el conduciremos por balizas; es decir, las mismas señales que limitan la velocidad actuarán sobre la velocidad del coche. Es una tecnología que ya existe y que, al paso que vamos, no dudarán en imponer.

Da la sensación de que hay un afán por regular e intervenir en exceso la vida de las personas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: