jump to navigation

Abstención y recusación 30 abril 2010

Posted by rcalber in Derecho, General.
trackback

Hace unos años me sorprendia muchisimo ver como, el tristemente fallecido Jesus Gil, ponía literalmente verde de forma reiterada a jueces y fiscales sin que nadie le abriera una causa por estos hechos, que pueden llegar incluso a considerarse delito.

Hoy en día, lo comprendo un poco más. En mi opinión, Jesús Gil buscaba precisamente eso, que le denunciaran. De esta forma, podría paralizar todo lo que llevaba pendiente intentando su prescripción usando para ello las figuras de abstención y recusación.

Abstención

Se trata de una figura que busca que el personal al servicio de las Administraciones Públicas se declare persona no habilitada para resolver un procedimiento, comunicándoselo a su superior, buscando la imparcialidad en la decisión.

Las causas son las siguientes:
A) Tener interés personal en el asunto de que se trate o en otro en cuya resolución pudiera influir la de aquél ser administrador de sociedad o entidad interesada, o tener cuestión litigiosa pendiente con algún interesado.

B) Tener parentesco de consanguinidad dentro del cuarto grado o de afinidad dentro del segundo, con cualquiera de los interesados, con los administradores de entidades o sociedades interesadas y también con los asesores, representantes legales o mandatarios que intervengan en el procedimiento, así como compartir despacho profesional o estar asociado con éstos para el asesoramiento, la representación o el mandato.

C) Tener amistad íntima o enemistad manifiesta con alguna de las personas mencionadas en el apartado anterior.

D) Haber tenido intervención como perito o como testigo en el procedimiento de que se trate.

E) Tener relación de servicio con persona natural o jurídica interesada directamente en el asunto, o haberle prestado en los dos últimos años servicios profesionales de cualquier tipo y en cualquier circunstancia o lugar.

Recusación

Es otra figura que da el derecho al administrado de plantear ante la Administración la “parcialidad” o falta de objetividad de quien decide sobre un acto administrativo o judicial por los motivos que se señalaron anteriormente, para que decida si en base a esos hechos, el juez o funcionario debe apartarse de resolver en esos asuntos, en pro de la transparencia e imparcialidad de la justicia.

En este caso, no es el juez o funcionario el que decide apartarse si no que el superior de éste le pregunta por los fundamentos de hecho y de derecho de la recusación planteada y en su caso, es el superior quien decide si éste no se aparta voluntariamente.

De todas formas, la intervención de los funcionarios públicos que luego se abstuvieran de resolver el procedimiento, no implica que automáticamente se anule lo actuado y se declare viciado, que es lo que anda comentandose por ciertos circulos, en relación con la abstención del juez Valera por aceptar la recusación.

Por supuesto, no abstenerse de un procedimiento del que debes retirarte puede dar lugar a responsabilidad.

Comentarios»

1. ARISTIDES - 30 abril 2010

Me pregunto si los magistrados que tienen que resolver sobre el Estatuto catalán no pueden ser recusados por ser parte interesada (representan a la voz de su amo: partidos políticos), por ineptos a la hora de ponerse de acuerdo, porque algunos de ellos debieron ser sustituidos hace tiempo y porque vamos camino de 4 años (el daño puede ser irreparable) sin sentencia.

2. Pedro Dominguez - 2 marzo 2016

Esta exelente la explicacion de la abtencion y la recusacion asi es perfecto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: