jump to navigation

La sociopatía. 6 mayo 2010

Posted by rcalber in General, Psicologia/Psiquiatria.
trackback

El trastorno antisocial de la personalidad se caracteriza por un comportamiento que busca continuamente el quebranto de las reglas, usos y costumbres sociales mediante engaños, impulsos agresivos verbales o físicos o manipulación de las relaciones para el provecho propio.

En este escenario, la persona es incapaz de mantener relaciones estables y duraderas debido a la dificultad de mostrar empatía, a la falta de remordimientos y en definitiva, por la despreocupación que le lleva a arriesgar, continua y deliberadamente, tanto el bienestar propio cómo el de los demás.

A pesar de todo, las personas afectadas por este trastorno pueden aparentar ser seres tiernos, simpaticos, inteligentes y encantadores, cuando en realidad pueden estar buscando causar buena impresión por motivos espúreos.

Puede que la personalidad antisocial parezca algo muy poco común, más relacionado con el sociópata de las peliculas que se dedica a matar en cadena, que con algo más común, pero este tipo de trastorno es muy común, aunque sólo se vuelve peligroso en el 2,5% de los afectados.

Las personalidades antisociales son incapaces de hacer autocrítica y de reconocer su problema, pero existen unos “miedos ocultos” en su personalidad que le llevan a acometer contra otros individuos en la búsqueda institiva por la supervivencia, buscando dejar a las personas de alrededor en situaciones de debilidad o inferioridad, sin que por ello aparenten ningún tipo de locura o peligro potencial. Por tanto, se hacen un daño asi mismos y se lo hacen a los demás.

Con cierta práctica, puede llegar a ser fácil detectar una personalidad así. En Internet es relativamente fácil de encontrarlas dentro de lo que se conocen como Trolls, aunque no todo troll tiene porque esconder una personalidad antisocial.

Estás son las principales pistas:

1.- Oculta sus intenciones utilizando frases hechas y genéricas

Se abusa del “Todo el mundo”, “la gente”, “los politicos”, “los jefes”, “las empresas”, “los ricos”, “los buenos”, “los malos”.

P. eje. – Nos vamos a quedar sin trabajo y las deudas nos van a convertir en ESCLAVOS de los grandes capitales. Al final, la peli “Matrix” va a hacerse realidad. Nos están convirtiendo en las pilas del sistema.

Como vemos, todos, a todos, esclavos de los grandes capitales, (Ellos) nos estan convirtiendo

2.- Abusa de la difusión de malas noticias y de la realización de observaciones críticas u hostiles o de invalidación y supresión general

Esto le puede hacer parecer como alguien pesimista, extremadamente crítico o excesivamente preocupado, cuando en realidad busca crear malestar en los demás, minando su moral o autoestima.

Difícilmente le oiremos dar aliento a los demás o rendirse en elogíos reconociendo méritos ajenos, salvo casos puntuales en los que se busque un objetivo con esta conducta.

P. eje. El prestigioso Nobel de Economía, Pepito de los Palotes, ha venido a decir a modo de resumen que nos vamos a quedar sin trabajo y las deudas nos van a convertir en ESCLAVOS de los grandes capitales. Al final, la peli “Matrix” va a hacerse realidad. Nos están convirtiendo en las pilas del sistema


3.- Manipula las noticias de tal forma que pueda alterar el mensaje por otro más negativo

P. Ej.: Ante el comentario “El final de esta historia es que tendrán que devaluar la moneda” la respuesta era:

Nos vamos a quedar sin trabajo y las deudas nos van a convertir en ESCLAVOS de los grandes capitales. Al final, la peli “Matrix” va a hacerse realidad. Nos están convirtiendo en las pilas del sistema

Como vemos, la respuesta es totalmente desproporcionada a la primera manifestación.

4.- La personalidad antisocial convierte en culpable a la víctima

P. eje. Eso pasa por ser demasiado confiado. Los bancos están para ganar dinero y se aprovechan de la gente todo lo que pueden. No debiste confiar en ellos y menos firmar un contrato sin ni siquiera leerlo.


5.- La personalidad antisocial teme las acciones constructivas y se alinea con los grupos destructivos

La explicación es sencilla. Los grupos constructivos hacen fuerte a los demás y los destructivos lo debilitan. Por tanto, la personalidad antisocial teme a los grupos constructivos.

Así, si alguien le plantea que va a ayudar a un tercero económicamente le dirá:
– Su situación es culpa suya por vivir por encima de sus posibilidades. Si quieres ayudarle lo mejor que puedes hacer es no ayudarle para que escarmiente.

De la misma manera, si lo que el amigo quiere es darle trabajo aludirá a cualquier exageración de una falta personal que haga peligroso para este y su empresa, esa contratación.

El problema es que es más difícil manipular a un grupo. Así, si un grupo de personas se dedican voluntariamente a ayudar a las personas mayores, no podrá crear mal ambiente en este aspecto y se sentirá infeliz e impotente. (Los hijos se crian para que al final le den la patada a uno y lo metan en el asilo).

Lo que si puede hacer es criticar a la organización, con acusasiones injuriosas o calumniosas que busquén el desprestigio y cansancio de sus miembros (Las donaciones no llegan porque las roban o la comida que se lleva a las iglesias se las quedan todos menos los pobres)

6.- La personalidad anti social no entiende de remordimientos

Un criminal con personalidad antisocial puede relatar los peores crimenes y no tener ningun tipo de remordimientos o verguenza al contarlo. No son capaces de ponerse en la piel de sus víctimas.

7.- Intolerancia a la crítica
Si al leer alguna de éstas situaciones te has sentido identificado en algún momento con alguna de ellas, ya puedes asegurarte a ti mismo que no padeces este trastorno, porque precisamente la dificultad para corregir esta personalidad es que el sociopata es intolerante a la crítica y ni reconocerá su problema ni buscará las vías que permitan pulir este tipo de conductas.

En fin, están en todas partes. Detrás de un jefe, un compañero de trabajo o de colegio, un novio/a de esos “especialistas en putearnos” o un chaval que se dedica a meter “flames” por los foros, puede existir una personalidad sociopata que haga desaconsejable mantener relaciones abiertas con ellos, sobre todo por dos razones:

– Porque es dañino para nosotros
– Porque es incorregible.

Anuncios

Comentarios»

1. Droblo - 6 mayo 2010

pobre ICG

2. Mrc - 6 mayo 2010

Muy bueno, rcalber. Gran resumen.

Tuve un compañero sociópata. Terminó con un trastorno de personalidad y una manía persecutoria. No sé si una cosa tiene que ver con la otra

3. rcalber - 6 mayo 2010

Bueno, en psicologia la primera distincion es entre trastornos mentales y trastornos de la personalidad.

Dentro de los trastornos de personalidad, entre otros, estan los paranoides y los sociopatas.

Puede que fuera una persona con trastorno paranoide (tienden a pensar que todo el mundo es hostil contra el) y que desarrollara una personalidad antisocial reactiva.

4. ARISTIDES - 6 mayo 2010

Tuve una jefa de trabajo que se inventaba viajes. Incluso venía con la maleta el viernes a trabajar y regresaba con ella el lunes todo estresada. Hablaba por teléfono (incluso estando éste sin línea) haciéndonos creer que realizaba unas gestiones importantísimas.

Cuando descubrimos lo que pasaba todos hicimos risas. Incluso hubo compañeros que la llevaron al aeropuerto y estuvieron con ella cuando presentó una reclamación por suspender un vuelo, que claro está, nunca existió. Otro le pasó un teléfono sin llamada pidiéndola que se pusiera diciéndole que era muy urgente. Lo peor de todo es que ella habló como si hubiera alguien.

Al final la destituyeron.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: