jump to navigation

La disciplina es sólo disciplina. 2 septiembre 2010

Posted by rcalber in Curiosidades, Derecho, Filosofia, General, Politica.
trackback

El general Pélissier, después mariscal de Francia, estando en Argelia, se dejó llevar por un arrebato de ira y la emprendió a latigazos con uno de sus subalternos. Este, cegado por la ira, sacó la pistola y apretó el gatillo, pero el arma se encasquilló. Entonces, el general gritó: «Tres días en la celda de castigo por no tener el arma en condiciones de eficiencia».

La disciplina militar esconde en su interior miles de abusos que son silenciados en la jerarquía castrense. No hablo de una cuestión baladí, como podría interpretarse de la palabra “abuso” y “malos tratos” que nuestras famosas del corazón aplican a situaciones de discusiones propias de la pareja, si no de verdaderas violaciones de la dignidad humana, que van desde una paliza en grupo a obligarte a comer heces.

«Desnúdese, es una orden»

Nada más llegar a su cuartel en Cáceres, la soldado Dolores Quiñoa se dio una ducha. Se sentía más sucia que nunca. Los 120 kilómetros que separan la base del campamento de El Piornal, donde había estado haciendo prácticas, los hizo llorando. A los compañeros (43 chicos y una chica) que en el autobús de vuelta le preguntaban por sus lágrimas sólo les contó que aquella madrugada, 11 de mayo de 2000, su superior, el teniente Iván Moriano Moreno, el hombre que preparaba a los aspirantes a la Guardia Real, la había llamado a solas. Quería someterla, tras un muro y alejados de las miradas de los demás, a una prueba especial, la «prueba del frío». «Trato de prisioneros», le dijo a Dolores para justificar la orden: «Desnúdate».

Dos años después, desde su Lugo natal, la soldado, de 28 años, alejada del Ejército por las secuelas psicológicas que arrastra desde aquella madrugada, cuenta lo que asegura que entonces calló a sus compañeros. «Una vez desnuda, me puso la pistola en la sien y me violó».

Cuando salió de la ducha, borrado sólo el rastro físico de la vejación, el teniente Moriano la esperaba en la puerta del baño de chicas. «Como cuentes algo más…», reproduce Dolores la amenaza.«Mira que mañana hay prácticas de tiro, e igual se pierde alguna bala o se te dispara la pistola sin querer». Pudo más la intimidación que las ganas de justicia. Para el resto de la tropa y para las autoridades militares, el teniente sólo la había obligado a desnudarse.
[El mundo 24 de diciembre de 2002]

La Constitución elimina o exceptua ciertos derechos para los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y para los militares, exactamente los encargados de velar por ellos. Se trata, según parece, de que el propio Estado vele por los intereses de sus miembros evitando desordenes disciplinarios.

De esta forma, deberíamos pensar que la disciplina sólo debe existir en el ámbito castrense y, por ejemplo, los Policias Nacionales que no son militares y tienen derecho a la libre sindicalización, son unos anarquistas y unos indisciplinados. Pero, la disciplina es sólo disciplina y en nada tiene que ver la naturaleza militar o civil de la persona o institución a la que se le exige.

El Estado, en ninguna medida garantiza el bienestar de un colectivo concreto pues está misión corresponde a los propios afectados, con las representaciones que correspondan. El Estado, no vela por ese interés de un colectivo concreto si no que debe casarlo con el interés general.

No puede ser que en varios países de Europa se hayan eliminado las policias militares o que el ejército goce de sindicatos y del derecho a la manifestación sin que haya supuesto ningún desarbolao y, en España, aún tengamos en la memoria ciertos recuerdos como la Cartilla del Guardia Civil en la que se indicaban aberraciones como que las faltas leves el mando las corregirá haciendo uso de “una vara de un dedo de grosor” en los lomos del guardia, y que tuvieron que ser revisadas con urgencia por la cúpula militar para adecuarlas a las nuevas circunstancias sociopolíticas.

Nuestros militares aún recuerdan normas como «El cabo primero y segundo tendrán una vara sin labrar, del grueso de un dedo regular y que pueda doblarse, a fin de que el uso con el soldado de esta insignia no tenga malas resultas. » (la vara para pegarle al soldado en el lomo pero no demasiado fuerte a fin de que no lo lástime) pero aún tienen una cantidad infumable de normas encaminadas a dirigir la conducta del ciudadano, su moral, sus costumbres incluso entrando en su forma de vestir fuera del servicio, que siguen vigentes aunque hayan quedado socialmente superadas.

Hace unos años apareció una noticia en la que el cociente intelectual para ingresar al ejército quedó establecido en 72, lo que generó un gran escándalo por estar situado en un nivel en el que ya es apreciable cierto retraso mental. Nadie se enteró de que en realidad lo habían subido desde 60 y todos pensaron que lo habían bajado para poder ingresar a más soldados en filas porque nadie quería pertenecer al ejército.

En estos gettos donde la presión psicológica se tiene por bandera, aparecen los que abandonan masivamente la disciplina, los militares que la soportan a base de convertirse en borrachos y drogadictos. Otros llevan los problemas a lo personal y de ahí que un colectivo como el de Guardias Civiles sean el que mayor indice de divorcios presenta o que estas situaciones combinadas provoquen la autoaniquilación (el colectivo de Guardias Civiles también es el que presenta mayor indice de suicidios) o que ocurra como cierto Teniente Coronel, con toda su vida resuelta, que decidió pegar un tiro en la cabeza a un Capitán y matarlo antes de intentar suicidarse.

¿Qué clase de personas queremos que esten patrullando nuestras calles? ¿Personas desequilibradas?

Todos sabemos que dar derechos de sindicación o manifestación al ejército o policía militar (Guardia Civil) no entraña ningún peligro real y concreto, ni impide la realización de las necesidades del servicio, pero existe cierto riesgo de que se empezaran a denunciar en que condiciones van nuestras tropas a combatir al extranjero o porque narices salen tan buenas las estadísticas policiales y sin embargo, no hay tanta gente en la cárcel para tantos delitos que estan supuestamente esclarecidos.

Parece mentira que este país quiera presumir de liderar los derechos sociales, con la pancarta de haber introducido y mal regulado las bodas entre gays, mientras que son incapaces de modernizar y adaptar a la realidad social de los tiempos que vivimos, una regulación tan arcaica y anacrónica del servicio militar y de sus componentes.

Mientras, este derecho natural e intrínseco del ser humano, que busca como organizarse, asociarse y defenderse hace su aparición y provoca que miles de Guardias Civiles, de forma natural, decidan colectivamente dejar de poner multas para decirle en la cara al Director General de Tráfico que tanta presión para poner más multas y más cuantiosas ni baja el número de accidentes de tráfico ni el de las víctimas implicadas y que el verdadero fin que se oculta es el mero afan recaudatorio. Esto, sólo hace que acrecentar el temor de los poderes públicos a las consecuencias e impide, con mayor fuerza, que este conflicto quede desbloqueado.

Comentarios»

1. ARISTIDES - 3 septiembre 2010

Es una gozada leerte. Benditas vacaciones…¡qué bien te han sentado¡

2. andres - 15 mayo 2011

El cabo primero y segundo tendrán una vara sin labrar, del grueso de un dedo regular y que pueda doblarse, a fin de que el uso con el soldado de esta insignia no tenga malas resultas. » (la vara para pegarle al soldado en el lomo pero no demasiado fuerte a fin de que no lo lástime)….eso lleva fuera del ejercito AÑOS!!!eran las reales ordenanzas de felipe v


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: