jump to navigation

Un corazón solitario no es un corazón 27 septiembre 2010

Posted by rcalber in Filosofia, General, Psicologia/Psiquiatria.
trackback

Jordi Giró acababa de conseguir un piso en Girona, concretamente en la calle Guilleries de la urbanización Mas Matas de Roses – zona muy concurrida en épocas vacacionales – ganada gracias a una subasta bancaria.

Tras salir victorioso de la subasta, un incendio en la zona obligó a desalojar a varios vecinos así que, ese Sábado 12 de Mayo de 2007, decidió aprovechar para comprobar que la vivienda no se encontraba afectada por tal suceso, ocurrido una semana antes.

Al entrar en el domicilio, el propietario encontró en su interior el cadáver de una mujer muerta desde 2001 en avanzado estado de descomposición, que había fallecido por causas naturales a los 55 años de edad.

Al parecer, el piso fue subastado tras constatar que la inquilina no pagaba las facturas. Se da la circunstancia de que ni las entidades bancarias ni los responsables de la subasta comprobaron las condiciones del piso antes de embargarlo.

El individualismo es la posición moral, filosofía política, ideología, o punto de vista social que enfatiza “la dignidad moral del individuo”. Los individualistas promueven el ejercicio de los objetivos y los deseos propios y en tanto la independencia y la autosuficiencia mientras se oponen a la mayoría de las intervenciones externas sobre las opciones personales, sean estas sociales, estatales, o de cualquier otro tipo de grupo o institución.

El individualismo hace del individuo su centro y en tanto comienza “con la premisa fundamental de que el individuo humano es de importancia primaria en la lucha por la liberación. Los derechos humanos y la libertad son la substancia de estas teorías. El liberalismo, el existencialismo y el anarquismo son ejemplos de movimientos que toman al individuo humano como unidad central de análisis.

En principio, el individualismo puede parecer algo sublime. Como vemos, tiene muchas palabras bonitas. P. ejemplo tiene la palabra “libertad”, tiene la palabra “dignidad”, “independencia” y “autosuficiencia”, pero permitanme opinar – a riesgo de que hoy día deseen quemarme en la hoguera por decir esto – que esto es pura bazofia y que no hay nada más dañino para el ser humano que LA SOLEDAD.

A día de hoy, gracias a Dios, yo también puedo decir, sin que nadie puede ponerlo en duda, que el ser humano es un ser eminentemente social. Ello implica que no podemos ser seres independientes porque necesitamos de los demás, tampoco podemos ser totalmente libres porque necesitamos vivir con los demás y no podemos ser autosuficientes porque la capacidad humana se puede desplegar y maximizar únicamente viviendo en sociedad. Esa es realmente la condición intrínseca humana y usurpar al individuo de ello supone, por tanto, que realmente sea este el caso en que el ser humano pierde su dignidad.

Se habla de la soledad como un mal de nuestro tiempo, como si no tuviera importancia, pero si preguntamos a un señor mayor que es lo peor que ha vivido en su vida, sin duda alguna, nos va a contar que lo peor que le ha ocurrido en la vida es sentirse sólo.

Somos seres sociales que necesitamos de los demás para hacernos a nosotros mismos y no sólo para cubrir nuestras necesidades de afecto y desarrollo personal, sino también para afianzar y revalidar nuestra autoestima, ya que ésta se genera cada día en la interrelación con las personas que nos rodean.

Es cierto que, en ocasiones, a veces la soledad parece deseada: “La gente sólo quiere aprovecharse de uno”, “cada uno va a lo suyo”, “la gente no me comprende” pero para mi, estás frases sólo son una coraza por un problema de autoestima, timidez, inseguridad o lo que sea.

Peor es el caso en que la soledad no es deseada si no que responde a situaciones de marginalidad (drogadicción, discapacidad, etc), lo que está ocurriendo con nuestros hijos o lo que estamos haciendo a nuestros mayores.

En varias ocasiones he achacado – no a problemas de fertilidad que mi señora prefiere mantener en el anonimato – si no a motivos de trabajo, el hecho de no tener hijos. ¡¡¡ Pero si los hijos se crían solos !!!! Ya ves ¿a qué precio? Y es que uno no ve salida a esta situación social ya que al principio trabajaban padre y madre para dar a sus hijos muchas cosas de las que no les hacen falta. Una vez advertido el error ¿Cómo revertirlo si hoy día padre y madre tienen que trabajar haciendo horas extras a penas para pagar el lugar donde viven, la comida justa para su sustento y la ropa?.

Otra de las cosas que me superan es cuando dicen de nuestros mayores: “Yo ya no puedo cuidarlo, mejor que vaya a un asilo que allí lo van a atender muy bien”. Lo siento porque muchas veces son situaciones muy complicadas pero no puedo comprender y aceptar que mi madre en su día secase mis lágrimas cuando lloraba o trabajase duro para sacarme adelante y cuando el trabajo duro me toca a mi, me lave la conciencia diciendo que en un asilo va a estar mejor cuidado ¿Por que le van a dar de comer y la medicina?

Vivimos en una sociedad enferma y deshumanizada, cada vez más alejada de la ética y el sentido de pertenencia a un grupo porque deseamos avanzar en nuestro status social, a costa de quien sea y de lo que sea, status que sirve para conseguir demasiadas “cosas” que no nos hacen falta. Las largas jornadas de trabajo nos hacen llegar agotados a casa, donde nos sentamos a que una máquina nos mande 3.000 anuncios para decirnos lo miserables que somos y todas las cosas que tenemos que comprar para ser felices.

Hace tan sólo unos años, tan pocos que muchos lo recordaran, no existía la Televisión ni el brutal control de la natalidad que se da hoy en día. La familia se reunía en el salón a hablar de sus cosas. Se charlaba y se discutía tanto de aspectos individuales de sus miembros como de la propia familia. Poco después, la televisión ocupó ese espacio privilegiado y hoy día, ni siquiera se ve la tele en familia si no que cada miembro anda por “su cuarto” como si las casas se hubieran convertido en hoteles.

La imagen que presento a continuación es una pirámide de Maslow.

La Pirámide de Maslow es una propuesta teórica sobre la motivación humana que definen una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide) que, una vez completados, dan al ser un sentimiento de “autorrealización”.

Cómo vemos, existen necesidades individuales pero también existen necesidades que el ser humano sólo puede alcanzar en la colectividad. Hay veces que no se puede promover el ejercicio de los objetivos y los deseos propios, porque por encima de esos deseos propios están los intereses colectivos, no hablo ya de la sociedad, si no también de la familia.

Un niño salvaje es una persona que ha vivido apartada de la sociedad durante un largo período de su infancia. Esta categoría incluye desde personas que no han tenido el más mínimo contacto humano durante años hasta niños que han sido confinados en sitios donde solamente se les alimentaba. Se han conocido pocos casos pero han sido muy estudiados por su interés psicológico, médico y lingüístico.

Un caso bastante conocido es el de Kaspar Hauser de Núremberg, Alemania; un niño encontrado en 1828 que había vivido encadenado en un zulo. A los 16 años mostraba una conducta totalmente pueril y problemas de entendimiento, contestaba a todas las preguntas que se le hacían con un woiß nit (no sé).

La policía rusa pudo capturar a un joven que vivía con una manada de lobos, en estado salvaje. Menos de 24 horas más tarde, se escapó de la clínica donde estaba siendo tratado por lo que las Autoridades dieron la voz de alarma debido a que presumiblemente sufría graves problemas psicológicos y se corría el riesgo de que atacase a personas si se sentía acorralado.

Yo pienso, a diferencia que en el individualismo, que las decisiones más correctas son realmente las más difíciles de tomar porque tienen un componente de renuncia personal muy importante. Así, el papá es capaz de donar uno de sus riñones sanos a la mamá, los hijos cuidan de sus ascendientes en vez de colocarlos en un asilo y les prestan la atención que se merecen, uno renuncia a un trabajo porque a su pareja le ha salido otro mejor en otro punto del país aunque pueda suponer un problema temporal para su “independencia económica”, uno tampoco renuncia a su familia porque ha conseguido una mejora laboral que supone un punto de adaptación que la familia no quiere asumir, uno tiene que renunciar a la ventaja por desgaste electoral que conlleva el pisoteo al Gobierno y sustituirlo por una relación de colaboración, los sindicatos y empresarios no tienen porque buscar una relación de dominio porque debe predominar la colaboración, los ciudadanos no nos tenemos que quejar por pagar Seguridad Social si tenemos Seguro Médico Privado porque puede ocurrir que otros no tengan hijos y sostengan con sus impuestos el modelo educativo – ambas cosas beneficiosas para el conjunto de la sociedad -, etc. y así podríamos poner miles de ejemplos que se basan en que las relaciones están condicionadas a la utilidad que nos puedan aportar los demás, porque si no es útil, es algo que me limita, me coarta, me condiciona, exige algo que me pertenece, requiere mi atención, reclama su existencia y el reconocimiento de sus derechos y espacios y, en definitiva, supone una amenaza para mi como identidad.

Individuo, en realidad, significa que no se puede dividir y no que está dividido. Nuestra existencia individual no tiene ningún sentido si no es relación con los demás, donde el individuo encuentra sentido a su existencia. Efectivamente, es en la entrega de nuestras potencialidades individuales a los demás donde se evidencian estas capacidades y donde el individuo encuentra su realización integral como persona.

Comentarios»

1. Droblo - 27 septiembre 2010

media pirámide

2. Ecomar - 27 septiembre 2010

Seguramente a la propietaria le notificaron el embargo y el desahucio vía Boletín Oficial del Estado, de la Autonomía o de la Provincia. Es indignante como por esa vía nos dan por comunicadas noticias que nos afectan como multas, embargos o desahucios. No sé si tendremos obligación de leernos los boletines oficiales de nuestro Estado, Autonomía y Provincia, lo que está claro, en el supuesto de que tal obligación existiera, es que la generalidad de españoles no lo hacen, por lo que no debería servir como comunicación fehaciente. ¿Y cuando cometemos una infracción de tráfico en otra provincia y sale en el BOP de esa provincia? ¿También debemos darnos por enterados? Lo que es seguro es que esta mujer no leyó la comunicación de embargo, por lo que el procedimiento de comunicación por boletín no es un medio fehaciente de comunicación.

3. rcalber - 27 septiembre 2010

Droblo, no se porque ocurre pero lo hace la mayoría de las veces.

Para ver la imagen completa tienes que pincharla y seleccionar “abrir imagen en ventana nueva”.

4. ARISTIDES - 27 septiembre 2010

Estoy bastante de acuerdo con lo escrito. Pero con un matiz: para tener la consideración de adulto es necesario ganar en autonomía y en capacidad de asumir decisiones en soledad.

La soledad te enfrenta a tu yo interior y te predispone a tomar decisiones razonadas. El éxito del Camino de Santiago reside precisamente en la soledad que acompaña al caminante y en el esfuerzo por conseguir una meta.

Por mi parte, pienso que es mejor tomar las decisiones relevantes lejos de la compañía de terceros y apartado del fragor de la batalla.

5. Mandeville - 28 septiembre 2010

El hombre,como especie, es social por naturaleza. Al mismo tiempo, como ya Aristóteles expresó en su célebre ejemplo de la manada de puerco espines en una fría noche invernal, al arrimarnos para darnos calor, nos herimos con nuestras púas. La naturaleza, la nuestra y la de los otros animales, no se ocupa del especimen en sí, sino de la especie. Quiero decir que la sociabilidad, como característica natural de la especie humana, pretende conseguir la supervivencia de la especie y no la felicidad de los especímenes, que están subordinados por su naturaleza animal a los dictados de la especie. Pero el hombre, a diferencia de los otros animales, no es solamente un especimen sujeto al determinismo de las leyes naturales, es un individuo y como individuo capaz de proponerse sus fines independientes de los de su especie. Sublimar la individualidad puede llevar a la soledad, como precio a pagar por tener fines propios, pero no tiene que ser siempre así. Vivir en sociedad no debe significar vivir en un hormiguero, en el cada hormiga cumple su función y solo en base a ella tiene sentido su existencia. Está bien vivir en sociedad (hace frío fuera) pero si ello supone que has de renunciar a tus fines como individuo para convertirte en una pieza de la maquinaria social, prefiero el frío de la soledad, ya que renunciar a ser UNO MISMO, es tanto como renunciar a ser individuo humano para convertirse en especímen animal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: