jump to navigation

Legalizar la prostitución y los porros 21 abril 2010

Posted by rcalber in Derecho, Economía, General, Politica.
trackback

La ley seca en EEUU se toma como referente para conocer los efectos en la ilegalización de la fabricación, elaboración, transporte, importación, exportación y la venta de alcohol.

La prohibición, no de consumir, sino de fabricar, elaborar, transportar, importar o exportar bebidas alcoholicas generó que apareciera todo un mercado negro alrededor de esta actividad, cuyo máximo exponente es la figura de Al Capone.
Esa actividad, por ley de oferta y demada, hizo subir los precios.

En 1.933, coincidiendo con la Gran Depresión del 29, se levantó su prohibición, tras un aumento considerable en los gastos para la lucha contra las grandes mafias, el aumento considerable del consumo y de los bares clandestinos y el aumento de la población reclusa.

Yo siempre he sido contrario a la legalización de la prostitución y de las drogas, fundamentalmente porque:

– Digan lo que digan todas las drogas son perniciosas para la salud.

– Legalizar las drogas supone una despenalización de una actividad de índole criminal-organizada. El hecho de despenalizar este delito supone poner en la calle, por retroactividad favorable al reo, a una persona que mañana no se va a dedicar a traficar con drogas, pero tiene todas las papeletas para dedicarse a otras actividades delictivas.

– Los efectos del Sindrome de Abstinencia y obrar bajo los efectos de estupefacientes.

– Nos traeriamos a vivir a España a todos los heroinomanos y cocainomanos no sólo de Europa, si no del mundo, al calor de una droga barata y de calidad. Menudo turismo y consecuencias para el turismo de calidad, que pretendemos que sea uno de los motores de la economía y encima, desestacionalizado (no de sol y playa unicamente sino tambien cultural, gastronomico, etc)

– La prostitución no es un trabajo normal. Parece normal que lo haga otro, pero si nos dicen a nosotros que o nos prostituimos o nos quitan el paro por negarnos a trabajar en un trabajo que podemos realizar, nos llevariamos las manos a la cabeza.

No obstante, económicamente estamos en una situación en la que vendría bien, desde el punto de vista económico, para aumentar ingresos y reducir gastos aunque, sin embargo, hay que salvar estos obstáculos y es lo que intentaré hacer con éste artículo.

Legalizar la prostitución

He leido por la web a un Catedrático que planteaba la inconstitucionalidad de la legalización de la prostitución porque se trata a la persona como una mercancia y eso va en contra del principio de dignidad.

Me ha parecido sorprendente una manifestación así, porque la prostitución, hoy por hoy, es legal, lo que ocurre es que no está regulada y no aparece en ningún catálogo de puestos de trabajo. Lo que es ilegal es obligar a otra persona a prostituirse.

Por tanto, el Código Penal no hay ni que tocarlo. Eso si, nadie podría trabajar para otra persona, si no que la única opción, es ser Autónomo.

En términos económicos, a todos, nos tratan como mercancias, como recursos humanos o capital humano. Eso, no hace indigno a nadie.

Todos producimos bienes o servicios, de alguna u otra manera y producir no es sinónimo, para nadie, de indignidad si no más bien de TRABAJO. Por tanto, las personas no son NUNCA indignas, en todo caso, podría considerarse o no, el trabajo.

En este sentido, la sociedad ha avanzado mucho y lo que antes eran actividades apartadas de la dignidad o de las buenas costumbres, hoy en día están mucho más aceptadas, que no por supuesto, lo que tenga que ver con la explotación sexual.

No tengo datos fiables, pero se comenta que la prostitución mueve 18.000 millones al año, es decir, con el efecto multiplicador, estaríamos hablando de un 2,5% del PIB que saldría a la luz, con los consiguientes ingresos del Estado y las obligaciones del mismo, entre otras cosas, en lo concerniente a Riesgos Laborales.

No creo que los precios, en este caso, variasen mucho estando legalizados o no, pero sólo en IVA estamos hablando de una recaudación potencial de 3.250 millones de Euros (Más que suficiente para cubrir el presupuesto en educación)

Legalización de las drogas

Las drogas suponen un efecto muy perjudicial para la salud y sobre intereses económicos, prevalece la salud de las personas. No obstante, el cannabis y la marihuana son drogas que no tienen nada que ver con la cocaina o la heroina, los sintomas de abstinencia son similares a los del tabaco y no modifican seriamente el comportamiento de las personas, o al menos, lo hace en mucha menor medida que el alcohol.

Por otra parte, el THC (tetrahidrocannabidol) está considerado como una droga alucinogena aunque los consumidores, por la dosis que utilizan, no llegan a percibir estos efectos. Habría que limitar, por tanto, la forma de consumo

Por ello, sólo legalizaria las drogas consideradas “blandas”, que son las de consumo más popular, que generarían mayores ingresos con menos gastos y que son más seguras.

Con está formula, se generarían ingresos por una nueva actividad económica, un nuevo uso del suelo agrícola, impuestos especiales, un abaratamiento de costes y subsidiariamente, mayor renta disponible para los consumidores habituales.

Por otra parte, dentro del crimen organizado, el hachis y la marihuana es una actividad marginal, en comparación con otras actividades más lesivas, aunque muchos delincuentes menores saldrían libres por el menudeo, no así con grandes delincuentes, que llevan asociadas la pena a la asociación ilicita, contrabando, fraude fiscal y otros cargos penales.

En este caso, es más difícil dar una cifra cierta de ingresos ya que los precios caerían en picado, que no la carga fiscal. Aproximadamente un 24% de los españoles es población fumadora y se obtienen unos ingresos, debido al tabaco, de unos 7.500 millones de euros. Un 10% de la población se considera consumidora habitual de hachis. No creo que fuera difícil conseguir 2.750 millones de euros en ingresos para el Estado, de forma directa.

En conclusión, estamos hablando de unos ingresos de 6.000 millones de euros, de forma directa para el Estado provenientes de permitir actividades que ya están permitidas, ya que el consumo de drogas en domicilio es legal y la prostitución también, pero en las que existe un vacio normativo en el primer caso, y una descordinación penal en el segundo caso, que permite el consumo pero no la actividad comercial ni impositiva, que sería monopolio del Estado.

Por supuesto, a estas cantidades hay que añadirle la actividad indirecta que generaría, la inversión que atraería, los puestos de trabajo que se generarían, el ahorro que supondría los esfuerzos económicos en la persecución, la bajada en precios que supondría para los consumidores y que liberaria renta en contra de las mafias y en favor de otras actividades, etc.

Como vemos, es una solución para la caida de ingresos y brutal aumento de gastos que estamos viviendo, pero falta hacerse una pregunta que yo no puedo responder, porque habita en cada uno de nosotros ¿Es ético?

Comentarios»

1. ARISTIDES - 21 abril 2010

La pregunta se puede pasar a pasiva: ¿es ético que quien consume algún tipo de drogas después se beneficie de la Seguridad Social que pagamos todos?.

La respuesta tiene que atenerse a un principio de proporcionalidad y de simetría.

2. Javi - 23 mayo 2010

Muy buenas las reflexiones, veo que hay mas gente que opina como yo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: